SHARE

A diferencia de lo que algunos creen, los hostales NO son ese tétrico lugar en done te hospedas con tus amigos de la universidad y pasas una noche de terror siendo perseguido entre los pasillos del lugar por un loco enmascarado con una sierra…
hostel-movieY menciono esto porque aunque parezca lógico que esas son sólo historias del maravilloso mundo de Hollywood… aún hasta el día de hoy, hay gente que me ve con cara de angustia cuando les digo que en mi viajes me quedo a dormir en hostales o peor aún… cuando se los recomiendo.

article-2432922-18472EF100000578-249_634x346

Así que con el fin de romper con esos mitos y preocupaciones que aterran a muchos, hoy quiero compartirles un poco de la experiencia que tuve al hospedarme en el Hotel/Hostal de una de mis cadenas hoteleras favoritas en Europa… MEININGER.

Para ser más precisos, en esta ocasión me encontraba en Vienna, Austria como parte de una escala de dos noches que agregue durante mi viaje de Budapest a Berlín (Click AQUÍ para leer esa historia).

MEININGER tiene 3 hoteles en Vienna y el que yo elegí se llama Meininger Downtown Franz… lo elegí por las siguientes razones:

  • Está a unos minutos caminando de la estación del metro y atractivos turísticos.
  • Tiene un supermercado a unos cuantos metros de distancia.
  • Está a una cuadra del río, perfecto para ir a correr en la mañana.
  • Tiene cocina COMPLETA (con horno para calentar mis pizzas)
  • Tiene lavadora y secadora (Ya me urgía lavar mi ropa :P)
  • Entre otras cosas…

Algo en lo que yo siempre me fijo cuando llego a un hotel o a un hostal, es en el lobby… Aunque no lo crean, el lobby dice mucho de un hotel y en este caso lo primero que noté es que en este se sentía una atmósfera muy juvenil, no es el típico hotel aburrido en donde todo es monótono… Aquí de entrada, noté que la parte trasera de la recepción, también funcionaba como barra-bar y por todos lados podía ver áreas con sillones para socializar con tus amigos… o por qué no? con gente nueva 😉 además de una mesa de billar, un futbolito y varias computadoras con conexión a internet.

MEININGER Hotel Wien_Franz_Gamezone, Sicht auf Gitterfenster

Al hacer el check in, tomé mi llave y antes de subir a mi habitación a descansar, decidí pasar a la cocina a calentarme una pizza que había comprado en camino al hotel… Lógicamente me puso muy feliz encontrar que no iba a tener que calentar mi pizza en el microondas (lo cual detesto) porque en este hostal, a diferencia de la mayoría, sí tenían horno! 😀

MEININGER Hotel Wien_Franz_Guestkitchen, Sicht auf Spüle

Después de calentar mi pizza me fui a una de las áreas con mesas que estaba en el lobby… Y justo enfrente de mi había un grupo de (voy a adivinar…) filipinos jugando futbolito. Se veían TAN contentos y eran taaaan gritones, que sin duda me di cuenta que la estaban pasando excelente y debo confesarles que se me antojo acercarme a jugar con ellos 🙁 … Pero en realidad ya estaba muy cansado por el viaje así que mejor me subí a mi cuarto a dormir.

IMG_2615

Al subir al 7mo piso rumbo a mi habitación, me llamó la atención el diseño de la alfombra, muy “austriaco” con tonos rojos y elegantes pero lo mejor de todo… era el detalle de los números de cada habitación. Eran unos hologramas, de esos que tienen doble imagen y si te mueves cambian, en una imagen se veían unos simpáticos personajes muy serios y formales en uniformes tradicionales de Austria, y al caminar por el pasillo cambiaban las imágenes y te hacían caras chistosas.

This slideshow requires JavaScript.

Son ese tipo de detalles los que me hacen disfrutar ciertos lugares con gracia y encanto propio, muy original y juvenil.

Al llegar a mi habitación (Un dormitorio de 6 camas) estaban todos dormidos y como no los quise despertar, ya no tomé nada de fotos y me dormí luego luego… La cama estaba COMODÍSIMA! y el cuarto, como era de los del piso de hasta arriba, tenía unas ventanas con techito que me recodaban que estaba en un típico edificio Europeo, lo cual me agradó bastante.

MEININGER Hotel Wien_Franz_DZ, Dachgeschoss

Para mi segunda noche decidí cambiarme a una habitación privada para poder grabar unos audios para mis videos sin molestar a los demás… ¡Y qué buena decisión!

Al entrar a mi cuarto me puse de buenas porque después de vivir tantas noches compartiendo habitación con otras personas, a veces uno extraña y necesita esa privacidad de tener su propio espacio y relajarse tirado en la cama (tal vez en calzones, tal vez no) sin preocuparse por el mundo 😀

En general ambos cuartos me gustaron muchísimo, tienen tele, están muy limpios, tienen toalla (en algunos hostales tienes que llevar tu propia toalla o rentar una)… Las camas y almohadas son de muy buena calidad, cómodas y limpias… Y la decoración está perfecta para el viajero joven, que viaja sólo, con amigos o con la familia.

A la mañana siguiente, era momento de hacer el check out, pero antes de eso quise aprovechar para probar el desayuno por 5 Euros que ya había visto desde el día anterior y me quedé con ganas… Pero esta vez no se me iba a escapar así que me levanté temprano, me bañé y bajé al comedor que está en el primer piso junto al lobby.

El desayuno, al igual que el resto de mi estancia, no me defraudó… Yo en lo personal soy muy fan de comer pan, chocolate, jitomates, pepino y jugo de naranja y aquí… LO TENÍAN TODO… Y más! 😉

Vale mucho la pena empezar el día con un buen desayuno que por un precio menor que algún restaurante económico, te permite comer todo lo que quieras, o en otras palabras… Buffet.


 

Datos sobre el hotel:

Además de tener 3 hoteles en Vienna, también hay hoteles Meininger en:

Screen Shot 2015-03-30 at 9.20.16 PM

PRECIO:

  • Dormitorio: Desde 20€ la noche (Aprox. $350 pesos mexicanos).
  • Estudio doble: Desde 32€ la noche (Aprox. $580 pesos mexicanos).

SITIO WEB / REDES SOCIALES:

Comments

comments

NO COMMENTS